Hoy es Navidad, una de las fechas de la tradición de la religión cristiana que ha arraigado más dentro de nuestra sociedad. Un día donde se quiere celebrar el amor y el reencuentro de la familia, aunque da la impresión que el capitalismo se está apoderando cada vez más. Yo no me considero una persona religiosa pero hoy, y para hacer una oda a la vida y al amor, os quiero mostrar unos de mis últimos trabajos, dos quilts de árboles de la vida.

Hace ya cinco años que elaboré el primer árbol de la vida, para la comadrona que me acompañó en mi primer embarazo y parto. Fue una materialización de todo un puñado de emociones, sentimientos y agradecicmientos a una persona que me dio todo su apoyo en aquellos momentos en los que una mujer tanto lo necesita. Este quilt comenzó a acompáñala en su trabajo diario y en la vida de sus pacientes y compañeras de trabajo. Una de estas compañeras suyas se enamoró de él, y raíz de su embarazo me encargó que elaborara dos árboles para las matronas que la acompañarían en su parto. Qué gusto volver a elaborar esta obra, y cuántos recuerdos revividos cuando el elaboraba.

S me pidió si podían ser uno verde y uno de lila, y me puse a elegir telas y colores. Buscando y buscando encontré una colección de telas que con 340 colores me ofrecía exactamente lo que buscaba. El problema fue que no podía ver los colores en vivo ya que por aquí no hay ninguna tienda física que tenga todas las telas, y es en este punto que he de agradecer la gran ayuda que me ofreció Nicole (una violinista californiana dedicada a la docencia que tiene como afición la elaboración de quilts y que he conocido a través del Instagram), enviándome fotos de los colores que yo pensaba podrían ir bien y ayudando a hacer la elección final, muchas gracias Nicole!

Elegidos los colores y una vez con las telas en la mano me puse a trabajar. Cortar el patrón del fondo, cortar las telas del fondo, coser el fondo, cortar el árbol, aferrarse a su lugar, bordar-le el dibujo y para acabar acolchar el fondo.

Los quilts son las elaboraciones que más me gusta hacer y sobre todo el acolchado. Para mi se parece mucho a una especie de meditación ya que necesitas tener un nivel muy elevado de concentración dejando la mente en blanco y sin pensar en nada, y cuando me distraigo es cuando después tengo que descoser.

Lo que más me gusta del arte es que inspira pensamientos y emociones diferentes según la persona que lo mira. En este caso, para mi, estos árboles son toda una oda a la vida y la feminidad, con la representación de las raíces entre madres e hijos y la fuerza de la madre que transmite al hijos (ramas) hasta que éstos emprenden su camino (hojas). Qué os inspiran a vosotros?

Aquí os dejo las fotos detalladas de estos dos quilts que tanto me ha gustado elaborar y quiero agradecer de todo corazón a S su confianza en mi trabajo. Muchas gracias !!

Os animo a todos los que os gusta coser o alguna vez os habéis planteado hacerlo adentraros en el mundo del patchwork y el acolchado, es una afición muy entretenida y gratificante.

Un abrazo a todos y felices fiestas!!!

Categorías: General

Deja un comentario

avatar
  Suscríbete  
Notificación de